¿Qué es la Comunión?

que es la comunion

La Sagrada Comunión es la presencia de Jesucristo en la Eucaristía, donde Le recibimos Sacramentado, bajo las especies del pan y del vino. La Comunión supone la unidad del hombre con Dios y refleja el sacrificio del Hijo que entrega su carne para la salvación de la humanidad. En la Santa Comunión recibimos al Señor Resucitado.

La Primera Comunión o Eucaristía es sin duda uno de los 7 Sacramentos, originalmente instituido por Jesús Cristo, más importantes en la vida de un niño, porque recibe por primera vez la Hostia, que representa el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

 

¿Qué es la Comunión Espiritual?

A diferencia de la Comunión Sacramental, la Comunión Espiritual es un acto de deseo, que consiste en expresar a Jesucristo que deseamos fuertemente recibirlo en nuestro corazón. La Comunión Espiritual contribuye pues a avivar en nosotros la sed de Dios y nos dispone a recibirlo.

Una Comunión Espiritual responde al deseo de recibirlo, sentir una necesidad que solo puede frenar la presencia del Señor y así lo podemos encontrar en las Santas Escrituras:

“Mi corazón dice: Yo busco tu rostro, Señor, no me ocultes tu rostro (…) Dios es mi Salvación.” (Salmos 27: 8, 9)

El silencio y el recogimiento interior son disposiciones indispensables para este ejercicio de Comunión Espiritual, pues se trata de entrar en lo más profundo de nuestro corazón, y con amor y fuerza, abrazar a Jesús y permanecer con Él adorándolo y sirviendo con nuestra Fe.

 

¿Cómo hacer la Comunión Espiritual si no puedo acudir a Misa?

Como es sabido, estamos atravesando tiempos difíciles y la gravedad de la situación sanitaria no siempre nos permite acudir a la Santa Misa tal y como nos gustaría.

Si estamos lejos de la celebración de la Iglesia y no podemos estar físicamente presentes en la Misa, y nos sentimos lejos de la presencia Sacramental del Señor, podemos hacer una Comunión Espiritual y con el deseo más profundo de nuestro corazón, pedir al Señor que venga espiritualmente a nuestra alma para que podamos unirnos a Él.

Aun sin estar presentes en la Santa Misa, la Comunión Espiritual es una devoción que ensancha nuestro corazón con el deseo profundo de experimentar la presencia sanadora de Jesús.

Así pues, para poder seguir estando unidos a Dios, podemos hacer la Comunión Espiritual en un momento de silencio, en nuestra casa.

Basta con que pidamos al Señor con todo nuestro corazón que venga espiritualmente a nosotros y que hagamos con Fe una oración de Comunión Espiritual.

San Alfonso María de Ligorio nos explica que “consiste en el deseo de recibir a Jesús Sacramentado y en darle un amoroso abrazo, como si ya lo hubiéramos recibido”. Esta devoción nos aporta numerosos beneficios y es  muy fácil de realizar. Hay maneras de ayudarnos a hacerla como, por ejemplo, ésta, que es de la mano del mismo Santo:

“Creo, Jesús mío, que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del Altar.

Te amo sobre todas las cosas
y deseo recibirte en mi alma.

Pero como ahora no puedo recibirte Sacramentado,
ven por lo menos espiritualmente a mi corazón.

Como si ya te hubiera recibido,
te abrazo y me uno todo a ti.

No permitas, Señor,
que jamás me separe de ti. Amén.”

(Oración de San Alfonso María de Ligorio)

 

Puede decirse que la Comunión Espiritual es un termómetro de nuestra Fe y de nuestro amor a la Eucaristía. Dice Jesús en el Evangelio que es preciso “orar en todo tiempo y no desfallecer.” (San Lucas. 18, 1)

 

¿Cada cuanto se puede hacer?

La Comunión Sacramental se puede recibir hasta dos veces por día, si la segunda vez que comulgo lo hago participando de una Misa, según estipula el Código de Derecho Canónico, Canon 917.

En cambio, la Comunión Espiritual puedo hacerla en todo momento, en cualquier lugar, tantas veces como quiera. Es una forma excelente de oración que está siempre a nuestro alcance.

No debemos olvidar que, aunque la Comunión Espiritual es una práctica sumamente fecunda para avanzar en nuestro camino de santidad, no puede suplir la Comunión Sacramental. La participación en la celebración Eucarística y la Comunión Sacramental, ojalá diaria, es vital para la vida del cristiano.

Deja tu valoración:
5/5

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Más Entradas

Deja un comentario

Asociación de Derecho Pontificio Heraldos del Evangelio te informa que los datos de carácter personal que  proporciones en el  formulario serán tratados por  Asociación de Derecho Pontificio Heraldos del Evangelio como responsable de esta web. La finalidad es la gestión de los comentarios que realizas en este blog. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos a [email protected] así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *

Puedes ver nuestra política de privacidad, gracias

Heraldos evangelio contacto

Complete el formulario y envíe su solicitud de contacto

Heraldos evangelio contacto

Ven a visitar nuestro Belén Interactivo