Evitar intrigas, mantener la verdadera unidad, recomienda el Papa

Ciudad del Vaticano (Viernes, 18-05-2018, Gaudium Press) 
En la Casa Santa Marta, durante la Misa que celebró ayer jueves, 17 de mayo, inspirándose en la Liturgia de la Palabra, el Papa Francisco trató del tema de la unidad.
Papa FranciscoVerdadera Unidad, Unidad de Salvación
Francisco inició sus comentarios afirmando que existen dos tipos de unidad.
La primera es la verdadera unidad de la que habla Jesús en el Evangelio. Es la unidad que Él tiene con el Padre y que quiere traer también a nosotros.
Es una “unidad de salvación”, una unidad que va rumbo a la eternidad:
“Cuando nosotros en la vida, en la Iglesia o en la sociedad civil trabajamos por la unidad, estamos en el camino que Jesús trazó”, dijo.

La falsa unidad divide
La “falsa unidad” es como aquella de los acusadores de San Pablo, como narra la Primera Lectura del ayer.
Los enemigos de Pablo se presentan como un bloque único para acusarlo.
Pablo, que tenía sabiduría humana y también la sabiduría del Espíritu Santo, lanza una “piedra de división”, al afirmar que estaba siendo juzgado por la esperanza que tenía en la resurrección de los muertos.
Pablo hablaba para una asamblea que tenía una falsa unidad. Era compuesta por saduceos, que decían no existir “resurrección ni ángel ni espíritu”, y por fariseos que defendían lo contrario.
La palabra de Pablo consigue destruir esta falsa unidad explota un conflicto y la asamblea que lo acusaba se divide.
Pueblo orgánico y masa amorfa
En otras persecuciones sufridas por San Pablo, se ve que el pueblo grita sin ni siquiera saber lo que está diciendo. Son “los dirigentes” que sugieren lo que deberían gritar:
“Esta instrumentalización del pueblo es también un desprecio por el pueblo, porque lo transforma en masa. Es un elemento que se repite con frecuencia, desde los primeros tiempos hasta hoy. Pensemos en eso. El Domingo de Ramos es: todos allí aclaman ‘Bendito el que viene en nombre del Señor’. El viernes sucesivo, las mismas personas gritan: ‘Crucifíquenlo’. ¿Qué ocurrió? Hicieron un lavado cerebral y cambiaron las cosas. Y transformaron el pueblo en masa, que destruye.”
Un método “actual”: la intriga
Un método con el cual persiguieron a Jesús, Pablo, Esteban y todos los mártires y muy usado todavía hoy, cuando “se crean condiciones obscuras” para condenar a la persona, dijo Francisco, y se deshace la unidad.
Hoy aún es así. “Los medios comienzan a hablar mal de las personas, de los dirigentes, y con la calumnia y la difamación esas personas quedan manchadas”.
En el campo político, “las condena y, al final, se hace un golpe de Estado”, dijo el Papa.
Una persecución que se ve también cuando las personas en el circo gritaban para ver la lucha entre los mártires o los gladiadores.
La Maledicencia Mata, Destruye
En medida más restricta, ocurre lo mismo también en nuestras comunidades parroquiales, por ejemplo, cuando dos o tres comienzan a criticar al otro. Y comienzan a hablar mal de aquel otro.
Y hacen una falsa unidad para condenarlo; se sienten seguros y lo condenan.
Lo condenan mentalmente, como actitud; después se separan y hablan mal uno contra el otro, porque están divididos. Por eso el chisme es una actitud asesina, porque mata, excluye las personas, destruye la “reputación” de las personas.
Estrada de la verdadera unidad: caminar en ella
“La intriga” fue usada contra Jesús para desacreditarlo y, una vez desacreditado, eliminarlo:

Pensemos en la gran vocación a la cual fuimos llamados: la unidad con Jesús, el Padre. Y este camino debemos seguir, hombres y mujeres que se unen y buscan siempre proseguir en el camino de la unidad. Y no las falsas unidades, que no tienen substancia, y sirven solamente para dar un paso más y condenar a las personas, y llevar adelante intereses que no son los nuestros: intereses del príncipe de este mundo, que es la destrucción. Que el Señor nos dé la gracia de caminar siempre en la estrada de la verdadera unidad.
(JSG)

(De la Redacción Gaudium Press, con informaciones Vatican News)

Fuente: http://es.arautos.org/view/show/95298-evitar-intrigas-mantener-la-verdadera-unidad-recomienda-el-papa