Heraldos del Evangelio

Blason

¿QUIENES SOMOS?

Los Heraldos del Evangelio son una Asociación Internacional de Fieles de Derecho Pontificio fundada por Mons. Juan Clá Dias, la primera a ser erigida por la Santa Sede en el tercer milenio, en el pontificado de San Juan Pablo II, acontecimiento que se realizó por ocasión de la fiesta litúrgica de la Cátedra de San Pedro el 22 de febrero de 2001.

Continuar leyendo “Heraldos del Evangelio”

Heraldos del Evangelio – Apostolado del Oratorio

APOSTOLADO DEL ORATORIO

Oratorio
   ¿Quién lo promueve? ¿Con qué objetivo? ¿En qué consiste? ¿Cómo se desarrolla? María Reina de los Corazones es un apostolado promovido por los “Heraldos del Evangelio”, en estrecha colaboración con la Asociación Cultural Salvadme Reina de Fátima.
      Tiene por objetivo cooperar con los Obispos y párrocos en la labor apostólica de la nueva evangelización, atendiendo a los insistentes llamamientos del Papa Juan Pablo II. De una manera especial, trabajar para que los católicos no practicantes pasen a participar en la vida eclesial de sus respectivas parroquias.
      En su actuación, se empeña por alcanzar sobre todo a las familias, incentivándolas a un compromiso efectivo con las actividades parroquiales. El Apostolado consiste básicamente en hacer peregrinar de casa en casa un oratorio de Nuestra Señora de Fátima. Cada familia recibirá el Oratorio en su hogar una vez por mes, en un día fijo. En ese día, invitará amigos, parientes y vecinos para juntos hacer la lectura de un pasaje del Evangelio, seguida de unos minutos de reflexión; rezar un rosario y un acto de consagración de la familia a Jesucristo, por medio de María.
      Cada grupo de 30 familias recibe asistencia y orientación de un(a) coordinador(a), de preferencia un matrimonio. El Apostolado del Oratorio se realiza siempre en armonía con el plan pastoral de cada Diócesis y de sus respectivas parroquias.
¿Cómo puedo participar?
— Formando un grupo de familias y convirtiéndose en su coordinador o responsable.
— Recibiendo un Oratorio en su casa. Habitualmente una vez al mes. 
Incríbase:

 

Llámenos desde España al teléfono: 902 115465, o rellene el cupón que aparecerá al presionar en el botón Participar.

 

      Participe en esta iniciativa y diga como el Papa Juan Pablo II, en la Consagración del Milenio a la Santísima Virgen: “Madre, tal como el apóstol Juan, queremos recibirte en nuestra casa para aprender con tu Hijo” (8 de octubre de 2000)
Últimos boletines del Oratorio para descargar:

JUVENTUD DE HOY, SOCIEDAD DE MAÑANA

Nº. 40
Mayo/Junio 2012
boletin40
Retire aquí el boletín 40
en formato PDF

EL APOSTOLADO DEL ORATORIO SE EXPANDE POR EL MUNDO

Nº. 37
Marzo/Abril 2011
boletin37
Retire aquí el boletín 37
en formato PDF

EL PAPA EN FATIMA

Nº. 34
Junio 2010
Maria Reina de los Corazones
Retire aquí el boletin 34
en formato PDF

¡PAZ! ¿DÓNDE ESTÁS?

Nº. 31
Diciembre 2008
María Reina de los Corazones
Retire aquí el boletin 31
en formato PDF

MARÍA, REINA DE LOS CORAZONES

Nº. 28
Año 2007
María Reina de los Corazones
Retire aquí el boletin 28
en formato PDF

DIEZ AÑOS DEL APOSTOLADO DEL ORATORIO

Nº. 39
Enero/Febrero 2012
boletin39
Retire aquí el boletín 39
en formato PDF

NAVIDAD, DIOS MÁS CERCA DE LOS HOMBRES

Nº. 36
Noviembre/Diciembre 2010
boletin36
Retire aquí el boletín 36
en formato PDF

ID AL MUNDO ENTERO…

Nº. 33
Febrero 2010
María Reina de los Corazones
Retire aquí el boletin 33
en formato PDF

V CONGRESO INTERNACIONAL DE COOPERADORES

Nº. 30
Septiembre 2008
María Reina de los Corazones
Retire aquí el boletin 30
en formato PDF

MARÍA, REINA DE LOS CORAZONES

Nº. 27
Año 2007
Retire aquí el boletin 27
en formato PDF

SEÑORA DE FÁTIMA, BENDICE A ESPAÑA

Nº. 38
Mayo/Junio 2011
boletin38
Retire aquí el boletín 38
en formato PDF

“DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ACERQUEN A MÍ”

Nº. 35
Septiembre/Octubre 2010
María Reina de los Corazones
Retire aquí el boletín 35
en formato PDF

MISIONES MARIANAS POR TODA ESPAÑA

Nº. 32
Año 2009
boletin32
Retire aquí el boletin 32
en formato PDF

LA PRIMERA IGLESIA DE LOS HERALDOS DEL EVANGELIO

Nº. 29
Año 2008
María Reina de los Corazones
Retire aquí el boletin 29
en formato PDF

UN DÍA CON MARÍA, EN LA DIÓCESIS DE GUADIX-BAZA

Nº. 26
Año 2007
María Reina de los Corazones
Retire aquí el boletin 26
en formato PDF

Cooperadores

Cooperadores

Admisión, privilegios, obligaciones

Son numerosas las personas que también sienten el llamado de la gracia para santificarse y actuar según la espiritualidad, el carisma y la misión de los Heraldos del Evangelio, pero cuyos deberes de estado impiden una dedicación completa.
En la audiencia del día 28 de febrero de 2001, los integrantes de la asociación internacional privada de fieles de derecho pontificio Heraldos del Evangelio se sintieron animados a llevar adelante su proyecto de evangelización, al ser convocados directamente por S.S. Juan Pablo II, que les exhortaba con las siguientes palabras:“Anunciad valientemente, por el mundo entero, a Cristo Nuestro Señor. Sed mensajeros del Evangelio por la intercesión del Corazón Inmaculado de María.
Para entregarse por completo a una actividad evangelizadora y realizar al mismo tiempo su ideal de perfección basado en su carisma, muchos Heraldos del Evangelio viven en comunidad, aunque conservan su estado de laicos, y se someten a un Ordo de Costumbres, practicando los consejos evangélicos de castidad, obediencia y pobreza, y guardan el celibato.
No obstante, son numerosas las personas que también sienten el llamado de la gracia para santificarse y actuar según la espiritualidad, el carisma y la misión de los Heraldos del Evangelio, pero cuyos deberes de estado impiden una dedicación completa, lo cual requiere otra forma de integración en la Asociación. Poco a poco, dentro de este movimiento eclesial, se les fue conociendo como Cooperadores, Apóstoles o Terciarios, constituyendo una sección especial que está inspirada en la organización de algunas órdenes religiosas.
Según los Estatutos de los Heraldos del Evangelio, los Cooperadores son aquellos que “aunque sintiéndose identificados con el espíritu de la Asociación, no pueden asumir plenamente los fines de la entidad, por sus compromisos clericales, su pertenencia a algún instituto de vida consagrada o sociedad de vida apostólica, o sus deberes matrimoniales o profesionales” (Estatutos, 9).
Al ser, por lo tanto, laicos casados o solteros que viven en el mundo, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, seglares de vida consagrada o miembros de otras asociaciones o movimientos eclesiales, los Apóstoles de los Heraldos del Evangelio, además de observar los preceptos y deberes propios a su estado, se esfuerzan por vivir en conformidad con el carisma y la espiritualidad de la Asociación, dedicándole su tiempo libre y comprometiéndose a cumplir algunas Obligaciones.
Cooperadores
Desean aplicar a su vida en el mundo –en sus círculos familiares, en las actividades sociales y en sus tareas profesionales– el espíritu y las enseñanzas de los Heraldos del Evangelio, y ser para su prójimo testigos de Cristo por la palabra y el ejemplo.
En la medida en que sus deberes de estado y su modo de vida lo permitan, el Apóstol o Cooperador también se encaja en las actividades de la Institución, bajo la orientación de quienes los superiores designen. Sin embargo, como cualquier otro heraldo del Evangelio, saben que todos los esfuerzos serán estériles si su corazón no está íntimamente unido a Jesús y a María, pues la vida interior es el alma del apostolado.
Están agrupados en Sodalicios, organizados en función de la parroquia a la que pertenezcan o de la proximidad de alguna casa de los Heraldos del Evangelio. El candidato a Cooperador deberá empezar con una preparación para hacer su Consagración a Jesucristo, la Sabiduría Encarnada, por las manos de María, según el método de San Luis María Grignion de Monfort. Será admitido más tarde en una ceremonia hecha para tal fin y en la cual, tras pronunciar la fórmula de la mencionada consagración, recibirá la Capa de Cooperador, la Insignia o distintivo con el que se identifica, un Devocionario y un ejemplar del Ordo de Costumbres.
El Devocionario está compuesto por las oraciones que los cristianos deben rezar en diferentes etapas del día: al levantarse y al acostarse, antes y después de las comidas, a la hora de la Salutación Angélica (el Angelus); además de otras preces muy convenientes para incrementar la vida de piedad, alcanzar la intercesión de la Santísima Virgen y la de los santos y agradar a Dios.
El Ordo de Costumbres sirve tan sólo, en su conjunto, como guía de comportamiento y como estímulo en el camino rumbo a la perfección. El Cooperador se verá obligado a cumplir solamente los puntos que se indican más adelante.
En el acto de admisión, el Cooperador también asume un Compromiso de honra que consiste en el cumplimiento de algunas Obligaciones, determinadas éstas por el Consejo General de la Asociación, sin que su violación, por sí misma, constituya pecado o imperfección.
Propositos 1.- Llevar una vida moralmente ejemplar.
El Cooperador debe primar por una conducta moralmente ejemplar, recordando lo que dice Nuestro Señor en el Evangelio: “Quien escandalizare a uno de estos pequeños que creen en mí, mejor le sería que le colgasen del cuello una de esas piedras de molino que mueve un asno, y así fuese sumergido en lo profundo del mar” (Mt 18, 6 ).
2.- Buscar la perfección en todas las acciones interiores y exteriores.
view2
Este propósito une la obligación que todo cristiano tiene de esforzarse en la vía de la perfección, en virtud del consejo del Señor –“Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial” (Mt 5, 48)–, con el carisma de los Heraldos del Evangelio, según el cual, para dar testimonio de la belleza, del esplendor de la verdad y de la virtud y ser símbolo de la bondad y grandeza infinitas de Dios, es necesario dar una nota de solemnidad y pulcritud –que significa buscar la perfección– en todas las acciones interiores y exteriores.
3.- Difundir la devoción a Jesús Sacramentado.
4.- Difundir la devoción a la Santísima Virgen María.
5.- Defender al Papado.
Santo Tomás de Aquino dice que el celo por las almas es amor en acción. ¿Qué es lo que mejor podría hacer un Cooperador de los Heraldos del Evangelio para poner en práctica el amor por sus semejantes, sino difundir la devoción a Jesús y a María y defender la Piedra sobre la cual Cristo edificó su Iglesia? Por añadidura, fortalece su adhesión al espíritu de los Heraldos del Evangelio, que se apoya sobre esas tres inalterables columnas.
6.- Pautar su comportamiento por el del Ordo de Costumbres de los Heraldos del Evangelio.
El Cooperador debe tratar de cumplir los deberes de piedad diarios, especificados más adelante, según la manera indicada en el Capítulo I del Ordo.
Entre los actos enumerados en el Capítulo X (De los actos practicados en la intimidad), escogerá por lo menos tres que procurará poner en práctica.
Compromisos de piedad diarios 1.- Renovar la Consagración a Jesús por las manos de María (al menos en su fórmula abreviada).
2.- Rezar el Rosario completo (20 misterios) o por lo menos una de sus partes (5 misterios gozosos, luminosos, dolorosos o gloriosos).
3.- Rezar la Salve y la Letanía de Nuestra Señora.
“Dios te salve, ¡llena de gracia!, el Señor está contigo” (Lc 1, 28), éste fue el saludo que el arcángel Gabriel le dirigió a María Santísima. Todos los santos consideran que el progreso en el camino de la perfección es posible con la intercesión y el auxilio de Nuestra Señora –dispensadora de las gracias divinas– y las oraciones que el Cooperadordebe rezar diariamente son las más recomendadas para dirigirse a nuestra Madre del Cielo.
getattachment61

4.- Participar de la Eucaristía siempre que sea posible.
Asistir a la Santa Misa diariamente es una excelente fuente de gracias. Tanto más si el Cooperador considera la sublimidad del misterio de la misa (la renovación incruenta del propio sacrificio de la Cruz) y pone atención en las lecturas (que nos traen nuevas lecciones de sabiduría o que nos permiten nuevos discernimientos en las ya conocidas) verá en esta celebración una oportunidad de estar próximo al propio Dios.
5.- Rezar al menos un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria por las intenciones del Papa, precedidos por: “Oremos por nuestro Pontífice el Papa N… , que el Señor lo guarde y conserve con vida para que sea feliz en la tierra y no sea entregado a la maldad de sus enemigos”.
Además de que el Apóstol se beneficia de la indulgencia concedida a este acto de piedad, es una manera de unirse aún más al Santo Padre, y por medio suyo a Cristo Nuestro Señor.
Compromisos mensuales 1.- Participar en la reunión y en la celebración eucarística del Sodalicio al cual pertenezca.
“Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 8, 20). Por lo tanto, es una ocasión más para que el Cooperador se aproxime a Nuestro Señor Jesucristo y reciba muchas gracias. Además de esto, en los actos en conjunto del Sodalicio, litúrgicos o no, el Cooperador encontrará una oportunidad óptima para practicar el amor al prójimo y colaborar en el progreso del grupo, ya que la unión multiplica la fuerza.
2.- Hacer una hora de adoración al Santísimo Sacramento, en la medida de lo posible.
En su insondable bondad, Cristo, que distribuyó tanta riqueza espiritual a los hombres, aún ha querido concedernos un tesoro infinito: estar presente en la Tierra Él mismo –en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad– a disposición de cualquier persona que quiera buscarle para expresarle su amor, hacerle pedidos, desahogarse contándole sus aflicciones, implorar su auxilio o simplemente “conversar”. El Cooperador de los Heraldos del Evangelio está siempre sediento de estos encuentros con el propio Dios.
3.- Recibir en su casa el Oratorio del Inmaculado Corazón de María.
Ésta es una excelente manera de poner en práctica el deseo de hacer bien a las almas, acercándolas a María. De hecho, ¿puede haber algo mejor que empezar por el propio hogar de uno, santificándolo, reforzando la paz y los lazos familiares, edificando a su cónyuge, a sus hijos, a los demás parientes, empleados, vecinos o amigos?
4.- Hacer alguna obra de misericordia: visitar a los enfermos; ir a hospitales, cárceles, asilos, orfanatos u otra institución de caridad; distribuir objetos de piedad; dar clases de catecismo; dar apoyo y orientación espiritual a los que están más necesitados espiritualmente; etc.
El que va en auxilio del alma de su hermano, salvará su propia alma (Cfr. St 5,20). Esta acción y la promesa que lleva consigo están, hoy más que nunca, a disposición del cristiano. Si la pobreza material en el mundo de hoy alcanza amplias zonas de la población, cuánto más la pobreza espiritual no hace acepción de clases sociales. Afecta a millones de personas que están a la búsqueda de un buen consejo, de un buen ejemplo, de un apoyo moral, de una palabra de orientación, de alguien en quien se pueda confiar. A su vez, El Cooperador de los Heraldos del Evangelio tiene esa avidez y alegría de llevar el alimento espiritual a estos necesitados. Y, al final de esta vida terrena, recibirá su recompensa en el Cielo.
Otros compromisos
cooperadores 22

1.- Colaborar, en la medida de sus posibilidades, en la distribución de material religioso o en algún tipo de Apostolado, como el del Oratorio.
Los autores espirituales acostumbran a llamar “sed de almas” a aquella disposición interior que cualquier católico debe cultivar, la conquista de almas para Cristo. La experiencia demuestra cómo son eficaces algunos recursos muy simples, como la distribución a los transeúntes de folletos estampados con una imagen de Nuestra Señora. Son numerosas las personas que narran el haber recibido gracias de conversión, sea por la contemplación del bondadoso rostro de María, sea por las palabras de estímulo del evangelizador. El Cooperador también es invitado a comprometerse en acciones de este tipo.
2.- Hacer uso notorio del distintivo en la vida cotidiana, si no fuera inconveniente.
3.- Vestir la Capa de Cooperador, siempre que sea posible, cuando colabore en las actividades pastorales diocesanas o parroquiales, ya sea al participar de los ministerios laicos, ya sea al estar presente en ceremonias solemnes, procesiones u otros actos de culto.
4.- Llevar la Capa de Cooperador siempre limpia y bien planchada.
Cuentan los escritos biográficos de San Francisco de Asís que cierto día éste llamó a fray Rufino para decirle que iban a una ciudad próxima a predicar. Tras recorrer varias calles el Poverello cogió el camino de vuelta al convento, seguido del intrigado fraile. Éste le preguntó por fin qué es lo que había pasado, pues no habían predicado. San Francisco le respondió que el simple hecho de andar por la ciudad ya constituía un sermón. Ésa es la fuerza de los símbolos. El Cooperador de los Heraldos del Evangelio debe tener conciencia de esa fuerza cuando lleva consigo el distintivo y aún más cuando viste la Capa, sabiendo que está haciendo una proclamación de fe, al presentarse activamente en una obra de evangelización.
5.- Estar presente en la conmemoración anual de los Heraldos del Evangelio, el día 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro.

CURSO DE CONSAGRACIÓN

Los cursos de Consagración a Jesús por las manos de María según el método de San Louis-Marie Grignion de Montfort se imparten en la Comunidad de los Heraldos del Evangelio en Madrid todos los fines de semana a las 17:30h.
 
     Son gratuitos y abiertos a todas las edades.

 

     Información: 630 04 50 68 (Freddy)

 

Escrito por Introductor de noticias 01 el 03 Enero 2018
Consagración Huesca
El 15/12/2017 En la parroquia de S. Francisco de Asís, en la cuidad de Huesca y bajo la guía paterna de su párroco, D. Rafael Samper, los Heraldos culminaron un año de formación mariana con la consagración que los participantes hicieron a Jesús por las manos de María. A ella agradecemos prof…
Escrito por Introductor de noticias 01 el 30 Diciembre 2017
Consagración Jaén
El 18/12/2017 En el día que la Iglesia celebra a la Virgen María en su expectación, la Esperanza de María, un numeroso grupo de devotos hicieron su consagración a Jesús por las manos de María en un día tan señalado. Acogidos paternalmente por D. Juan Viedma, canónigo cantor de la Sta. Igle…
Escrito por Introductor de noticias 01 el 30 Diciembre 2017
Consagración en Madrid
El 9/12/2017 Pasada la Solemnidad de la Inmaculada y en su honor hicieron su entrega a Jesús en las manos de María en nuestra casa central de Madrid, sita en la C/ Cinca 17. Realizada la debida preparación culminaron la misma en una bonita e íntima ceremonia, donde expresaron su entrega y venera…
Cursos de Consagración a la Virgen